Proceso de laminado

El laminado describe un proceso de unión de sustancias cohesivas, en el que se unen múltiples capas de diversos materiales de superficie grande, creando una unión fija e inseparable entre las capas. Hay diferentes procesos de laminado disponibles, con y sin el uso de agentes de unión.

El laminado implica la combinación de las varias propiedades mecánicas y térmicas de las capas individuales, lo que mejora las propiedades del producto final. El laminado no solamente funciona en los revestimientos de suelos laminados tradicionales, sino que también se puede utilizar con telas como lonas de camiones y espuma. Aquí, el proceso de laminado simplemente describe la unión firme de varias capas utilizando una fuente de calor, con o sin adhesivos, y es un método que se encuentra frecuentemente en la fabricación. La fuente de calor necesaria puede provenir tanto de calentadores infrarrojos Krelus como de sopladores de aire caliente de Leister. Los expertos de Leister explican más adelante los beneficios de los calentadores infrarrojos y de los sopladores de aire caliente para aplicaciones de laminado. El equipo de calor de proceso de Leister ayuda a los usuarios a elegir la tecnología y el equipo adecuados.

Laminando paneles compuestos con infrarrojos

LT_Sandwitchplatte_IR_Ap_07.jpg

La tecnología infrarroja por lo general lamina diferentes espumas una con otra o en combinación con otros materiales. Las delgadas capas decorativas del exterior se unen permanentemente a un núcleo que con frecuencia tiene varias capas, utilizando un adhesivo activado por calor.
Sin embargo, incluso el revestimiento de PVC para suelos, el cuero sintético y otros materiales decorativos de varias capas se pueden fabricar con tecnología infrarroja.

Laminando con aire caliente

Algunos ejemplos prácticos son las superficies de las cocinas, la construcción de muebles o suelo laminado. Hay múltiples opciones de configuración.

LT_Laminate_process_PH_AP_01.jpg

En los procesos de laminación con aire caliente, las superficies de los materiales a unirse calientan uniformemente. Para ello se utilizan a menudo boquillas de ranura ancha para una distribución uniforme del aire y la temperatura. Este proceso se utiliza en espumas para tapicería en la industria del mueble y del automóvil, así como en el procesamiento de la madera. Aquí, las capas de cubierta duras, lavables y resistentes a los arañazos se laminan en las placas portadoras para aumentar su resistencia.